jueves, 15 de octubre de 2009

LOS ANIMALES EN LA COSMOVISIÓN MEXICA O MESOAMERICANA

Yolotl González Torres.

Los seres humanos se definen ellos mismos y su lugar en el mundo integrándose u oponiéndose a los otros habitantes del universo. En tiempos antiguos estos habitantes eran esencialmente los animales, con los que establecían diferentes vínculos psicológicos y emocionales. La relación era diferente –quizá en algunas partes aún lo es- entre los pueblos y las ciudades, e incluso más entre gente que habitaba en lugares aislados y dispersos, como sucedía con la mayoría de los pueblos mesoamericanos.
Éstos tenían una convivencia cotidiana con los animales salvajes, benéficos y destructores, a los que tenían la oportunidad de observar y conocer en sus hábitos.



El hombre de las sociedades antiguas (cazadores, pastores o agricultores) consideraba que los animales tenían una relación especial con lo divino, lo que los dotó de un lugar importante en los mitos y en las leyendas; los convirtió también en símbolos de valores y categorías nodales, en representaciones de las ideas fundamentales de la cultura. Esta visión prevalecía en toda Mesoamérica.
Toda la iconografía mesoamericana está llena de figuras de animales que aparecen completos, solos o con algunos de sus elementos, como pueden ser las garras, la cabeza o las orejas, que aportan ciertas características a los dioses o a lo que están transmitiendo. Esta tendencia de tomar como fuente de inspiración las cualidades que tienen o se atribuyen a los animales es universal.
Es indudable que son precisamente los animales que comparten el hábitat de determinado grupo humano los que serán tomados como modelos, aunque a veces se recrean animales de los que se ha oído hablar vagamente, pero nunca se han visto.
El uso simbólico de los animales en Mesoamérica es sumamente amplio, quizá como en todas las culturas no industrializadas del mundo, pues como se ha mencionado, es la forma de encontrar al otro.

Por lo anterior es de esperar que sean los animales los elementos que más predominan en el Códice Borgia. A su vez, los mamíferos y las aves son los grupos más representados.

LA DISTRIBUCIÓN DE LOS MAMÍFEROS TERRESTRES Y LA REGIONALIZACIÓN BIOGEOGRÁFICA NATURAL DE MÉXICO

Tania Escalante, Juan J. Morrone y Gerardo Rodríguez-Tapia.

El estudio de los mamíferos en México se remonta a los tiempos de las culturas indígenas mexicanas, de las cuales conservamos muy poca información.
Desde hace más de dos siglos, la Tierra ha sido dividida en regiones biogeográficas, las cuales son grandes extensiones de terreno donde habita una biota característica, limitando dichas regiones barreras físicas, climáticas o ambas (Álvarez & Lachica, 1974). Dado que las regiones biogeográficas comprenden áreas muy extensas dentro de las cuales se encuentran hábitats muy variados, algunos autores han dividido estas regiones en unidades más reducidas, usando un sistema jerárquico que incluye las siguientes categorías: reino, región, dominio, provincia y distrito. La categoría más utilizada es la de provincia biótica, que ha funcionado como unidad principal (similar a la especie dentro de un sistema de clasificación taxonómico).


Para este estudio en el que se buscó contrastar las regionalizaciones biogeográficas previas o hacer una nueva regionalización para México, se utilizaron las distribuciones de 425 especies de mamíferos terrestres de México a partir de bases de datos de colecciones y literatura. Se utilizó el Análisis de Parsimonia de Endemismos (PAE) para analizar los datos; las matrices se analizaron con NONA y Winclada versión 0.9.99 beta, usando una búsqueda heurística múltiple TBR + TBR.
La regionalización propuesta en base al resultado del PAE, usando las distribuciones de los mamíferos terrestres de México, se considera natural y consta de 15 provincias agrupadas dentro de una jerarquía. La región Neártica de México comprende la subregión Pacífica-Norteamericana, con los dominios Californiano (provincias Baja California y California) y Continental Norte (provincias Altiplano Mexicano Norte, Sonora y Tamaulipas). La región Neotropical incluye a la subregión Caribeña, y al dominio Continental Sur (provincias Altiplano Mexicano Sur, Chiapas, Costa Pacífica Mexicana, Depresión del Balsas, Faja Volcánica Transmexicana, Golfo de México, Península de Yucatán, Sierra Madre Oriental, Sierra Madre Occidental y Sierra Madre del Sur).