jueves, 5 de noviembre de 2009

ORDEN CARNÍVORA

Este Orden, representado por alrededor de 271 especies, tiene una distribución prácticamente cosmopolita, con excepción de Australia, Nueva Zelanda, Antártica y algunas islas del Pacífico (Wilson y Reeder, 1993). Los carnívoros se caracterizan por estructuras especializadas para una alimentación basada en carne, como caninos muy desarrollados, premolares y molares adaptados para cortar y triturar, y poderosos maxilares. Presentan los sentidos de la vista, la audición y el olfato muy desarrollados, lo que los hace eficientes depredadores de toda clase de animales, desde pequeños insectos hasta grandes mamíferos (Nowak, 1999).
En general se alimentan exclusivamente o en gran parte de carne. Sin embargo, la dieta de muchas especies comprende cantidades variables de materia vegetal, y en algunos casos, como el del panda (Ailuropoda melanoleuca), la alimentación es casi exclusivamente vegetariana (Nowak, 1999). La mayoría de las especies se reproduce una vez al año y el tamaño de la camada varía de 1 a 15 crías. Algunas familias como los mustélidos presentan implantación retardada, fenómeno en el cuál el óvulo fecundado permanece latente, sin desarrollarse el embrión, por un período prolongado. Las crías son altricias, ya que nacen poco desarrolladas, con los ojos cerrados e incapaces de sobrevivir por sí solas. El cuidado parental es complejo y muchas de las conductas como la cacería son aprendidas (Gittleman, 1996).
Los carnívoros se encuentran entre los mamíferos más amenazados por las actividades antropogénicas, como la destrucción de su hábitat, la cacería, la explotación irracional, la destrucción de especies consideradas depredadores y la introducción de enfermedades.