jueves, 24 de septiembre de 2009

EL TONALÁMATL EN EL CÓDICE BORGIA

Por su contenido por el carácter de sus pinturas, el códice Borgia pertenece al grupo de manuscritos pictográficos denominado “grupo del Códice Borgia” y que comprende además de éste, el Códice Vaticano 3773, el Códice Bolonia o Cospiano y en un sentido más amplio, los códices Fejérváry-Mayer y Laud. Todos estos manuscritos tienen carácter exclusivamente augural.
Son libros de vaticinio, “libros de suerte y ventura”, que tratan de diferentes periodos del tiempo y sus divisiones –sobretodo del tonalamatl y sus secciones- según su significación mitológica o religiosa y según las deidades que los regían. Estos manuscritos se componen de una serie de secciones, dispuestas de diferente manera en cada uno de ellos, pero que en lo esencial se repiten, más o menos idénticas, en todos ellos.

La ciencia sacerdotal de los pueblos mexicanos y centroamericanos se regía por el Tonalámatl, “el libro de los días y su influencia sobre los destinos”. Abarcaba un espacio de tiempo de 260 días. La peculiaridad de este calendario mexicano-centroamericano es que, dentro de esta unidad de orden superior, los diferentes días no se distinguen simplemente por números ordinales, sino que llevan los nombres de ciertos objetos concretos, palpables, las más de las veces nombres de animales.

A continuación resumo en una tabla los mamíferos que Eduard Seler encuentra representados en el Tonalámatl de las láminas 1 a 8 del Códice Borgia con los nombres que tenían entre los pueblos de lengua náhuatl.

EL TONALÁMATL EN EL CÓDICE BORGIA



Láminas 1 y 2 del Códice Borgia



Láminas 3 y 4 del Códice Borgia



Láminas 5 y 6 del Códice Borgia



Láminas 7 y 8 del Códice Borgia